Empieza un nuevo año, y con ello muchos propósitos nuevos, entre los que puede estar el abrirse un plan de pensiones.

El razonamiento para abrirse un plan de pensiones tiene mucha lógica, y es que prepararte para la jubilación es imprescindible.

El sistema de pensiones se está desmoronando, y cada vez sale más dinero del que entra, por lo que seguramente en un futuro próximo las pensiones disminuyan drásticamente.

Ante esta situación, cualquiera (Sí, cualquiera, tenga 20 años o 50) debe empezar a planificar su futuro de forma individual y sin tener en cuenta lo que pueda caerle por parte del gobierno.

El problema, entonces, no está en el razonamiento, sino en el producto en si.

Un plan de pensiones no es óptimo, y en este artículo hablaré del gran desconocido en este tema, la fiscalidad de los planes de pensiones, y te mostraré una alternativa que evita ese gran problema.

Fiscalidad de los planes de pensiones

 

Los planes de pensiones tienen algo muy muy bueno, y es lo que te venderán en cualquier banco cuando te intenten colar uno.

Las aportaciones que hagas en tu plan de pensiones se restan de tu base imponible en la declaración de la renta, y por ello pagarás menos impuestos.

Sí, pagaras menos impuestos el año en que hagas esas aportaciones, pero pagarás eso y más cuando lo rescates.

El problema de los planes de pensiones es la fiscalidad en el momento del rescate.

Cuando rescatas tu plan de pensiones pagas impuestos sobre todo el dinero, sobre lo aportado y todos los beneficios, y lo haces como si fueran rentas de trabajo.

En resumen, pagarás hasta un 45% de todo el dinero que tengas en tu plan de pensiones. Eso no te lo cuentan en el banco.

Hasta el 2006 una parte de las aportaciones era deducible en el rescate, pero eso dejó de ser así, haciendo que los planes de pensiones dejaran de ser atractivos para alguien con un sueldo medio.

Los planes de pensiones pueden rescatarse también como renta, y en ese caso pagarás menos impuestos, aunque seguirás pagando sobre todo el dinero como si de rendimientos del trabajo se tratara.

Si estás al día con todos estos temas seguro que ya sabes todo esto, el problema es que el 99% de la gente que tiene un plan de pensiones no lo sabe, ya que éste se lo ha vendido el del banco y no le ha contado de la misa la mitad.

La gente trabaja y ahorra toda la vida, y cuando llega el momento de jubilarse se da cuenta de que la mitad del dinero que tiene en su plan de pensiones ha desaparecido.

Otro aspecto muy a tener en cuenta, que por desgracia también afecta al 99% de la gente, es que los planes de pensiones que te ofrecen en el banco son HORRIBLES.

A través del blog ayudo a quien puedo, ya sea analizando su situación o recomendando diferentes alternativas, y he visto planes de pensiones que dan un 1% anual y que cobran un 1% anual en comisiones…

Los planes de pensiones no pueden rescatarse, pero si que puedes mover el dinero a uno mejor.

Ahorrar e invertir ese ahorro para cuando llegue tu jubilación me parece excelente, pero hay que ir con cuidado con el producto que se elige.

La diferencia entre elegir un buen producto, ya sea un plan de pensiones u otra cosa, y elegir uno malo es abismal.

La base de los planes de pensiones es buena, ya que permiten a gente sin conocimientos invertir 100-200€ al mes automáticamente para su futuro, pero los planes de pensiones en si no son adecuados para todos.

Hay otros productos similares que funcionan de igual forma, pero que igual en el banco no quieren vender, y esos son los que tienes que buscar.

Una alternativa a los planes de pensiones

 

Los planes de pensiones no son la mejor opción, pero algo hay que hacer.

No todo el mundo está dispuesto a aprender a invertir su dinero, y es algo comprensible.

Pero todo el mundo tiene que prepararse para su jubilación, y hacerlo escuchando el consejo de un banco no es ideal.

Hay un producto llamado PIAS (plan individual de ahorro sistemático) muy parecido en cuanto a funcionamiento a los planes de pensiones, pero con una fiscalidad muy diferente.

Las aportaciones a un PIAS no te permiten pagar menos impuestos como los planes de pensiones, pero la fiscalidad en su rescate es mucho mejor.

Si decides rescatar todo el dinero del PIAS, pagarás como rendimientos de capital mobiliario, es decir, apróximadamente un 20% sobre los beneficios, como si vendieras una casa o un fondo de inversión.

De todas formas, la mejor opción, sin duda, es rescatar el PIAS como renta vitalicia.

Si lo haces así, solo pagarás ese 20% de los beneficios sobre un pequeño porcentaje de la renta que recibas.

Si lo rescatas a los 60 años, por ejemplo, solo pagarás impuestos sobre el 24% de la renta que recibas, mientras que si lo rescatas a los 70 años solo pagarás sobre el 8% de la renta.

Está claro que los planes de pensiones tienen más beneficios en el presente, pero de cara al día en que te toque jubilarte una fiscalidad como la del PIAS te permitirá tener bastante más dinero que si usas un plan de pensiones.

Si quieres más información sobre los PIAS o sobre buenos planes de pensiones puedes preguntar en el banco, pero siempre comparando.

Si quieres mi opinión, ya sabes que puedes preguntarme.

¿Y tú, como te preparas para la jubilación?