Malvada-Codicia

Invertir en bolsa siguiendo el Buy and Hold es algo que a largo plazo resulta rentable, al menos en el pasado ya que, como dicen en la letra pequeña, rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras 😛 . Solo cuando interfieren dos de los peores sentimientos que pueden tenerse en bolsa esta rentabilidad se ve en peligro, y hoy hablaré de uno de ellos.

Los dos sentimientos que debemos evitar a toda costa como inversores son el miedo y la codicia. La malvada codicia, una de las peores cosas por las que podemos dejarnos llevar cuando invertimos.

La codicia interviene en momentos de preburbuja y burbuja, cuando las cotizaciones no paran de subir y subir. En esos momentos la gente se ve atraída por la bolsa ya que se ve como un sitio en el que solo se puede ganar, en el que compras algo a 3 y al cabo de un mes está a 3,5.

La bolsa funciona por ciclos, y esta fase sucede frecuentemente, y en ella la gente siempre comete los mismos errores. Comprar pensando que lo que se compra subirá y subirá sin parar jamás es culpa de la codicia, por la que se deja llevar la gente, siempre motivada por el dinero fácil.

Un ejemplo de codicia puede encontrarse en el reciente caso Gowex. Gowex fue una estafa, cosa por supuesto muy difícil de detectar, pero lo que hizo que la gente comprara y comprara no fueron sus números, sino su cotización. Gowex salió a bolsa a unos 3€ (hablo de memoria) y en poco tiempo llegó a cotizar a más de 20€, implicando más de un 600% de ganancia sobre el dinero invertido en no más de 2 o 3 años.

Una barbaridad como esa motiva a cualquiera, claro está, y puede llevar a muchos a comprar Gowex movidos solo por la codicia, siguiendo la lógica de que seguirá subiendo sin parar y olvidando la letra pequeña de todos los fondos de inversión y productos que muestran rentabilidades, algo que siempre hay que recordar. Rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras.

No siempre será un error comprar Gowex o cualquier otra en la misma situación, pero siempre será un error hacerlo sin analizar la empresa y sin tener algún motivo para comprar que no sea que el vecino ha triplicado su dinero en 1 año.

Para terminar el artículo, me gustaría compartir con vosotros esta historia que refleja perfectamente lo mala y fatal que puede ser la codicia.

Estaba un mujik (campesino ruso) trabajando en las tierras de su señor y lamentándose por ser un siervo sin terreno propio. Imaginaba lo feliz que sería si tuviera un trozo de tierra suya. En medio de estos pensamientos, se le apareció el demonio y le ofreció regalarle todo el terreno por el que fuera capaz de correr sin parar. El campesino, sin pensárselo dos veces, empezó a correr y a correr imaginándose la gran extensión de tierra que podía conseguir. Pasaban los kilómetros y las horas y aunque fatigado seguía corriendo pensando que un poco más de tierra le vendría bien. Le empezaron a faltar las fuerzas pero no quería parar porque todavía podía conseguir más terreno. Cuando ya estaba al borde de la extenuación vio al diablo al final de un repecho y renqueante se dirigió hacia él. Al llegar observó que a sus pies había una fosa y se paró moribundo ante ella. El diablo le miró sonriendo y le dijo: -esta es toda la tierra que necesitas-, y el campesino se desplomó sin vida dentro de su tumba.

¿Que te ha parecido la historia? Coméntalo 😀

Responsable: Marc Frau Suau - Finalidad: Enviarte información de interés y mi newsletter - Legitimación: Tu consentimiento - Destinatarios: Tus datos los guarda ActiveCampaign, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy. - Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Simplemente pregúntame.

¿Quieres invertir tu dinero pero no sabes cómo empezar?

Te REGALO un minicurso de 5 Lecciones

Qué puedes conseguir invirtiendo

Cómo invierto yo y qué te aconsejo a ti

Cuánto puedes ganar

2 Factores a tener en cuenta si o si

La forma más fácil de empezar