Pasando el rato en twitter me encontré con un artículo de Ideas de inversión, un artículo que recopilaba las 30 citas más inspiradoras de todos los tiempos según Forbes.

Una cita, una buena cita, puede motivarte y hacerte ver las cosas de otra forma, y en este artículo me apoyaré en algunas de esas citas para decirte algo que seguro que ya sabes, pero que a veces todos olvidamos.

Todo depende de ti. Tu vida la controlas tú, y lo que te pasa día a día es el resultado de tus decisiones.

Está claro que hay cosas puntuales que no puedes controlar, como una enfermedad, pero dejando éstas de lado todo lo demás puedes controlarlo. De igual forma, como reacciones a cosas incontrolables sí que depende de ti, y seguramente de esa reacción resulte como salgas de la situación.

“Yo no soy un producto de mis circunstancias. Soy un producto de mis decisiones.” – Stephen R. Covey

Stephen Covey es el autor del libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, libro que se centra en las claves para mejorar como persona. Una de estas claves se basa en ser proactivo, en tener claro que todo depende de ti y que tu controlas tu vida.

Todos estamos donde estamos como consecuencia de las decisiones que hemos ido tomando a lo largo de nuestra vida. Está claro, algunos lo han tenido más fácil que otros, pero eso no puede ser una excusa para no hacer nada.

Alguien que esté arruinado lo estará por haber tomado una serie de decisiones enfocadas hacia esa dirección, y en lugar de lamentarse día a día la única opción que tiene para cambiar esa situación es aceptar que todo depende de él, y hacer algo para cambiarlo.

¿Estás satisfecho en todos los aspectos de tu vida?

¡Genial!

¿No lo estás?

Entonces no esperes más, ya que eso no se arreglará solo. Tu controlas tu situación, por lo que si algo no te gusta tienes que cambiarlo tú.

Si no te gusta tu trabajo, empieza a formarte en otras cosas. Busca alternativas.

Si no te gusta tu situación económica, haz algo para cambiarlo.

Como dijo Einstein, “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo“.

A continuación te muestro un fragmento del libro mencionado, un fragmento que creo que representa muy bien lo que te estoy contando.

“Uno de mis relatos favoritos aparece en el Antiguo Testamento, y constituye una parte fundamental de la trama de la traición judeo-cristiana. Es la historia de José, vendido como esclavo en Egipto por sus hermanos a la edad de diecisiete años. Podemos imaginar lo fácil que le hubiera resultado consumirse en la autocompasión como siervo de Putifar, obsesionarse con las maldades de sus hermanos y sus nuevos amos, y con todo lo que no tenía. Pero José fue proactivo. Trabajó sobre el ser. Y al cabo de poco tiempo, estaba a cargo de la casa de Putifar y de todo lo que Putifar tenía, por la confianza que supo despertar en él.

Llegó el día en que José cayó en una situación difícil y se negó a comprometer su integridad. Como consecuencia, fue encarcelado injustamente durante trece años. Pero volvió a ser proactivo. Trabajó en el círculo interior, en el ser y no en el tener, y pronto estuvo a cargo de la gestión de la cárcel y finalmente de toda la nación egipcioa, solamente subordinado al faraón.

Sé que esta idea constituye para muchas personas un cambio drástico de paradigma. Es mucho más fácil culpar a los otros, al condicionamiento o a las condiciones por nuestra propia situación de estancamiento. Pero somos responsables de controlar nuestra vida y de influir poderosamente en nuestras circunstancias trabajando sobre el ser, sobre lo que somos.”

“La vida es 10% lo que me pasa y el 90% de cómo reacciono a ello”. – John Maxwell

Al hilo de la frase anterior, el escritor y coach John Maxwell la clavó con esta frase.

El mundo está lleno de gente, cada uno con sus circunstancias. Hay gente que lo ha tenido siempre muy fácil, y gente que no podría haberlo tenido más difícil.

Pero al final eso no es nada más que el pasado. Lo importante, lo realmente importante, es como esta gente haya reaccionado a esas situaciones.

Alguien que pierda un dedo puede hundirse en la miseria debido a ello, terminando durmiendo en la calle y metido en las drogas, mientras que alguien que pierda los dos brazos puede salir reforzado, dando un vuelco a su vida y convirtiéndose en una historia de inspiración, en un modelo a seguir, y terminar viviendo una vida envidiable.

Pueden pasarte muchísimas cosas, pero dependerá de ti como reacciones a cada una de ellas y que hagas después.

“Tanto si piensas que puedes o piensas que no puedes, tienes razón”. – Henry Ford

Todo este tipo de frases tiene algo en común. Todas dan mucho valor al aspecto psicológico, y todas han sido pronunciadas por gente que ha alcanzado el éxito a gran escala.

Por algo será.

Yo no tengo ninguna duda, alcanzaré la libertad financiera.

Hago lo que necesito hacer para alcanzarla, sin buscar excusas en mis circunstancias, y estoy convencido de que, tarde o temprano, así será.

Puedes conseguir lo que quieras, pero tienes que trabajar para ello. Está claro que con pensar algo no es suficiente, pero ese pensamiento y esa convicción te llevarán a acciones, y esas acciones te acercarán a tu objetivo.

“La gente suele decir que la motivación no dura mucho. Bueno, tampoco lo hace la ducha, por eso la recomendamos a diario.” – Zig Ziglar

Para terminar, una frase muy importante.

Esta frase me la tengo que aplicar a mi mismo también.

Por ejemplo, hace años leí Padre Rico Padre Pobre, y la verdad, al terminarlo estaba más motivado que nadie. Parecía que iba a comerme el mundo, pero fueron pasando los días y esa motivación se fue tan rápido como vino.

¿Quieres lograr algo?

Entonces tendrás que trabajar para ello día a día, no será suficiente con leer un libro o hacer algo un día. Trabaja día a día en busca de tus objetivos, y éstos terminarán cumpliéndose.