deudas

Vamos con otra de las 15 claves para alcanzar la independencia financiera del libro A por la Independencia Financiera, en concreto la quinta.

Solo hay una cosa peor que gastar todo lo que se gana y no poder ahorrar, y esa es endeudarse para gastar incluso más de lo que ganas.

Cuando me refiero a deudas y préstamos dejaré un poco de lado la deuda más común, la hipoteca de la vivienda habitual, ya que ésta está muy extendida y normalmente es la única opción para comprar una casa en la que vivir.

Cuando empecé a escribir esta clave para alcanzar la independencia financiera lo primero que hice fue buscar información sobre opiniones de la gente sobre créditos personales, préstamos y deudas en general, y la verdad es que lo que encontré me sorprendió.

Todos los resultados de búsqueda en Google eran sobre obtener préstamos y sobre las bondades de los créditos personales.

Aparecían muchísimas empresas que se dedican a dar préstamos a la gente que no es capaz de vivir con lo que gana.

El primer problema al que nos enfrentamos como consumidores es que los préstamos para comprar coches, televisiones, ir de vacaciones, etc. son un gran negocio para las empresas que los dan, y la publicidad realizada sobre el tema es enorme.

Te ofrecen préstamos en tu banco, te llegan mails con promociones de empresas que te dejan miles de euros sin preguntas y hasta te llaman a tu casa, por lo que si tu situación económica es mala lo tienes muy fácil para ingresar ese extra en tu cuenta.

Por desgracia, una vez adquieres un préstamo tu situación financiera mejora momentáneamente, pero empeora en gran medida a largo plazo.

Alguien que no tiene dinero para comprar una televisión en un momento dado y pide un préstamo para hacerlo, seguirá sin tener ese dinero en un futuro y además tendrá que devolverlo con intereses.

Comprar cosas a crédito termina costando mucho más dinero, y una vez se entra en el círculo de vivir endeudado puede llegar a ser difícil salir de él.

Veamos un sencillo ejemplo de la implicación de comprar cosas a crédito.

Hace poco vi una oferta en un banco para comprar un coche a crédito, y un préstamo de 10.000€ terminaba resultando en 12.500€ que tenías que pagar en total.

Pedir un crédito de este tipo hace que un coche de 10.000€ acabe costando más de 12.500€, es decir, un 25% más.

Alguien que no es capaz de prever un gasto tan poco imprevisible como el tener que comprarse un coche nuevo y por tanto ahorrar lo necesario para tener el dinero llegado el momento debería alejarse todavía más de este tipo de créditos.

Es mucho más fácil ahorrar para llegar a 10.000€ antes de tener que comprar el coche que pagar mes a mes después 12.500€, y mucho mejor para nuestro bolsillo. No tiene sentido vivir de crédito en crédito porque todo acaba saliendo mucho más caro, ya que pagar a plazos no significa no pagar.

Lo mismo sucede con unas vacaciones, unos muebles o cualquier otra cosa.

En lugar de vivir a base de créditos y pagar un 25% más por todo lo que compres, ahorra y aplaza los gastos hasta que puedas permitírtelos.

Hay que tener en cuenta que los préstamos ofrecidos por webs y empresas que arriesgan más implican aún más intereses

Una vez se entra en el círculo de comprar cosas a base de créditos todo acaba saliendo mucho más caro y es una situación de la que es difícil salir, por lo que lo mejor es evitarlo a toda costa.

Si ya se ha entrado en el círculo, es muy importante hacer un esfuerzo para salir de él, ya que después la economía doméstica será mucho más sana.

Aunque sea un sacrificio, estar un tiempo aplazando lo que deseas o comprar cosas más baratas nos puede permitir tener mucho más poder adquisitivo en el futuro.

Si no tienes dinero para comprar algo, simplemente no lo compres.

Ahorra, ten paciencia, y cuando puedas permitírtelo, cómpralo.

Deja de pagar intereses por tus deudas, ya que es dinero perdido que te hará imposible alcanzar la independencia financiera.

Respecto a la hipoteca, comprar una casa sin ella es muy difícil y es una deuda que generalmente tiene casi todo el mundo. Intenta conseguirla al mínimo interés posible y amortiza siempre que puedas para disminuir la deuda y desgravar impuestos en la declaración de la renta.

 

Resumen de las 5 primeras claves para alcanzar la libertad financiera

  • Ten claro cuál es tu motivación para alcanzar la independencia financiera.
  • Invierte tiempo en tu educación financiera. Aprende todo lo que puedas sobre el dinero.
  • Dedica tiempo a poner en marcha fuentes de ingresos pasivos y estarás más cerca de la independencia financiera.
  • Ahorra el máximo que puedas cada mes. Fíjate objetivos de ahorro.
  • Elimina todas tus deudas, empezando por las de mayor interés. No compres cosas a crédito.