independencia financiera ahorrar

Vamos con otra de las 15 claves para alcanzar la independencia financiera que propongo en el libro A por la Independencia Financiera.

De las 15 claves hay algunas más importantes y otras menos importantes. Ahorrar es una de las más básicas.

Da igual cuánto dinero generes o lo mucho que sepas sobre inversión.

Si no eres capaz de ahorrar nada a fin de mes nunca podrás alcanzar la independencia financiera.

Ahorrar es algo difícil y que exige sacrificio, ya que vivimos en una época de consumismo extremo en la que alguien que no gasta mucho es un rata y alguien que llega justo a fin de mes es algo normal.

Vivir mes a mes llegando al día 30 necesitando el sueldo es una opción y una decisión que se tiene que respetar, pero implica vivir con un miedo importante a perder el trabajo, ya que no se tiene dinero para sobrevivir sin él.

La crisis en España ha hecho estragos, en algunos casos inevitables, pero en algunos debidos al poco hábito de ahorro de la población.

Sacrificar algún capricho innecesario para poder ahorrar algo mes a mes es algo muy importante y puede permitirnos formar un colchón de seguridad en caso de que pase algo o de que nos quedemos sin trabajo.

En mi opinión, todos deberíamos ahorrar algo mes a mes y pocos lo hacemos.

Muchos buscan excusas, justificándose en su bajo sueldo o en imprevistos, pero la realidad es que la mayoría de la gente gasta mucho en cosas innecesarias y eso es lo que hace que no puedan ahorrar.

Para alguien ir a cenar fuera una vez a la semana puede ser imprescindible y para otros puede ser una tontería pero ir a un gimnasio caro una necesidad.

Todas las posturas son igualmente respetables, lo que no es posible es que todo sea una prioridad.

Si todos los gastos se consideran una prioridad será imposible ahorrar y salir de la rueda viciosa de ganar y gastar constantemente.

Por ello, todos tenemos que tener gastos considerados prescindibles y estar dispuestos a recortarlos si es necesario.

Si ahora mismo te quedaras sin trabajo y tuvieras que vivir con 1000€ al mes seguramente podrías recortar aquí y allá y conseguirlo, por lo que también puedes hacerlo sin necesidad de perder el trabajo.

Empieza poco a poco, elimina algún gasto de los que no te aportan nada y verás cómo a fin de mes tienes un extra ahorrado y no has echado de menos ese gasto para nada.

Personalmente, yo antes pedía comida para llevar varias veces a la semana, cosa que terminaba suponiendo bastante dinero a fin de mes. Actualmente me controlo (me cuesta, como a todos) y pido máximo una vez a la semana, ahorrando un buen dinero a fin de mes.

Este control aplicado a diferentes gastos puede ser la diferencia entre gastar más de lo que se gana mes a mes o ahorrar centenares de euros.

No se trata de eliminar todos los pequeños placeres y de vivir como un pobre, sino de moderarse con los gastos y no vivir como un rico sin serlo.

Como han dicho muchos de los entrevistados en el libro, el porcentaje de tu sueldo que seas capaz de ahorrar cada mes marcará la diferencia en tu búsqueda de la independencia financiera.

Diferencia claramente los gastos que te aportan una felicidad continua y los gastos superfluos que no te aportan nada realmente.

Lo que puedas ahorrar dependerá de muchas cosas y variará cada mes pero hay una norma fundamental que no puedes saltarte si quieres llegar algún día a conseguir la independencia financiera.

Hay que gastar menos de lo que se gana.

La gente que gasta más de lo que gana está metida de lleno en la carrera de la rata y tiene que subsistir a base de pedir créditos y préstamos cuando quiere algo que cuesta un cierto dinero.

Préstamos para comprar coches, para irse de vacaciones e incluso para comprar una televisión son cosas que están a la orden del día y el único culpable de ello es la falta de ahorro conseguida por gastar más de lo que se gana.

Personalmente mi objetivo es ahorrar el máximo que pueda cada mes, no tengo ninguna cantidad fija, ya que algunos meses sale algún imprevisto y gasto más y otros no pasa nada extraordinario y gasto menos, pero siempre ahorro algo.

Habrá meses en los que ahorre un 50% del sueldo y otros en los que solo pueda ahorrar el 20%, pero siempre ahorro.

Hay gente, en cambio, que usa una táctica diferente pero que es bastante recomendada, la táctica de ahorrar primero y gastar después.

La clave está en decidir qué cantidad se quiere ahorrar, por ejemplo un 20% del sueldo, y transferirla directamente del sueldo a principio de mes a la cuenta de ahorro, haciendo así que se tenga que pasar el mes con la cantidad restante y obligándote a ahorrar.

La cantidad que fijes tiene que ser una cantidad que parezca difícil de conseguir y con el tiempo se va ajustando, ya que si empiezas por lo fácil estarás dejando de ahorrar un buen extra por no forzarte.

Si eres de los que acostumbran a gastar sin mucho control y no ahorras mes a mes prueba a usar esta táctica y ya verás cómo da buenos resultados.

Ahorrar mes a mes te permitirá empezar a acumular dinero, que después tendrás que invertir si quieres llegar a alcanzar la independencia financiera y poder vivir sin trabajar.