Invertir-En-Bolsa

Después de hablar el otro día sobre que es y que opciones existen a la hora de invertir en bolsa, hoy voy a repasar las ventajas que se obtienen al hacerlo y voy a mostrarte un estudio realizado en 2010 sobre la rentabilidad histórica que ha tenido en los últimos 30 años (1980-2010) que te hará plantearte seriamente invertir en bolsa.

Como ya comenté en el artículo mencionado, la inversión en bolsa, en concreto a largo plazo, es mi opción preferida a la hora de invertir mi dinero y creo que es una buena opción para mucha gente (seguro que conoces a mucha gente que tiene acciones de las típicas Telefónica o Santander).

Cuando era pequeño siempre vi muy lista a la gente que tenía pisos en alquiler, ya que recibía dinero cada mes por una inversión hecha en un momento dado y pagada en no excesivo tiempo (antes de la burbuja inmobiliaria por supuesto,ahora se tarda 40 años en pagar 🙂 ), por lo que tenía decidido ser como ellos y comprar pisos para alquilar al hacerme mayor. Todo esto cambió cuando descubrí la bolsa, que en mi opinión gana a la inversión en inmuebles (que también es una opción que me gusta) en casi todos los aspectos. Veamos porqué:

Ventajas de invertir en bolsa

  • Diversificación en activos. Alguien con poco dinero puede comprar un piso como mucho (por supuesto pidiendo hipoteca) y además será conveniente que lo compre en su ciudad, independientemente de si es el sitio más rentable. Con muy poco dinero, en cambio, puedes comprar acciones de 10 o 20 empresas diferentes, ya sean españolas, americanas o asiáticas.
  • Diversificación en el tiempo. Imagina que compras un piso justo en la cresta de la burbuja inmobiliaria… Si compras acciones, al poder hacer compras por la cantidad de dinero que sea, tienes la opción de invertir X dinero cada par de meses y evitar comprar en crestas.
  • Dividendos vs. Alquiler. Comprar un piso para alquilarlo está muy bien y se obtiene un interés decente (4-5% aproximadamente), y cuando además los pisos subían siempre se podían vender más caros a cada día que pasaba. El problema viene cuando los inquilinos no te pagan, el piso se queda un tiempo vacío, se rompe una tubería… No todas las acciones dan dividendos, pero tú puedes escoger de las que dan (las hay que han dado durante décadas ininterrumpidas) y lo cobrarás aunque no sepas ni la fecha de entrega exactamente el día estipulado año tras año.
  • Liquidez. Hace un tiempo leí que actualmente el tiempo medio de espera para vender una casa era de 1 año, mientras que el tiempo medio de venta de acciones es de segundos. Si por desgracia se necesita dinero urgentemente, las acciones serán mucho más fáciles de vender que los pisos.
  • Gastos, impuestos y comisiones. Para mantener una casa se tienen que hacer reformas periódicas, pagar el IBI, la comunidad, derramas, seguros…, cantidad que acumulada implica mucho dinero. Las acciones, según cual sea tu broker o depositario, pueden implicar 0€ en gastos de mantenimiento, teniendo que pagar un pequeño importe solo al comprarlas y al venderlas.
  • Rentabilidad. A largo plazo, la rentabilidad (aspecto clave a la hora de invertir el dinero) de la bolsa es superior a la de cualquier otro producto, como veremos ahora en el estudio.

Rentabilidad histórica de la inversión en bolsa

El estudio (realizado por Bolsas y Mercados Españoles), que va de 1980 a 2010 concluye lo siguiente:

  • 100€ invertidos en 1980 se convierten en 2.359 contando solo la revalorización y en 9.254 contando los dividendos (equivalente a reinvertir intereses en renta fija). Descontando la inflación los 9.254 se convierten en 1.862€ (Multiplicamos la inversión por 18 en 30 años). Se obtiene una rentabilidad anual de 16,05% sin tener en cuenta la inflación y de 10,09% contándola.
  • Si no se tiene en cuenta la inflación, siempre que se ha mantenido la inversión mínimo 6 años se ha ganado dinero, pasando a 11 años teniéndola en cuenta. Esto demuestra que invertir en bolsa no tiene porque ser sinónimo de perder dinero o ir al casino, siempre y cuando se mantenga la inversión en los días malos.
  • 100€ en renta fija (deuda pública a 10 años), reinvirtiendo el interés, se han convertido en 518€ contando la inflación.
  • 100€ en depósitos bancarios a corto plazo se han convertido en 254€.

Conclusiones

Se aprecia claramente la diferencia entre invertir en bolsa y invertir en otros productos de renta fija. Por supuesto invertir en bolsa puede tener más riesgo que invertir en renta fija, pero todo depende de la estrategia seguida, ya que veremos algunas estrategias de bolsa que conllevan poco riesgo.

Aunque no se muestra el dato de rentabilidad invirtiendo en inmuebles en el estudio, es poco probable que se obtenga más de un 10% anual descontando la inflación y teniendo en cuenta todo lo comentado en el artículo. Si quieres ver el estudio más a fondo, puedes acudir aquí.

Espero que con este artículo veas la inversión en bolsa con otros ojos, aunque por supuesto no te recomiendo invertir en bolsa sin formarte y formarte todavía un poco más, ya que es imprescindible tener las ideas claras antes invertir dinero para evitar cometer errores importantes como entrar en pánico y vender en momentos malos o cosas tipo las preferentes de Bankia (si haces caso a alguien que te diga donde invertir tu dinero, que al menos no sea al del banco, ya que como puedes ver en este gran artículo, no es tu amigo), ya que entonces si que se puede perder mucho dinero.

¿Qué opinas tu de invertir en bolsa? ¿Te esperabas esa alta rentabilidad? Coméntalo 😉

Si te ha gustado el artículo, por favor compártelo con tus amigos en las redes sociales para difundirlo. Puedes clicar el botón de Facebook, twitter o google+ abajo. Gracias por tu ayuda.