independencia-financiera

Se terminan las vacaciones de navidad y el tema de la independencia financiera vuelve a salir, en mi caso por la pereza que me da volver al trabajo después de haber disfrutado estos días. En este artículo expondré mi opinión sobre la independencia financiera y sobre si es posible alcanzarla, ayudándome de un fragmento de mi libro Inversión y gestión del dinero al alcance de todos, que por cierto puedes conseguir por solo 4,79€.

La libertad financiera es un sueño, y por lo tanto una motivación. Las motivaciones son lo que le hace a uno levantarse por las mañanas. Una persona sin motivaciones se deprime, por lo que el camino hacia la libertad financiera ya es algo positivo, se consiga o no, estar motivado con algo y emocionado siempre es algo positivo para uno mismo y su salud mental.

Aún recuerdo cuando de pequeño algún día de vacaciones me tenía que levantar pronto para ir de viaje. Cuando sonaba el despertador, en lugar de tener sueño y maldecirlo, me levantaba como un relámpago emocionado por el viaje que me esperaba. Ir de viaje era algo que quería hacer y en ese momento no lo hubiera cambiado por nada.

Actualmente en cambio, de lunes a viernes mi despertador suena a las 7 de la mañana para avisarme de que me tengo que levantar para ir a trabajar. Ahora ya no es como antes, ahora ya no me despierto emocionado y con ganas de ir al trabajo, sino que me despierto pensando en el día en que pueda retirarme. No odio trabajar, pero si me llamara el jefe y me dijera que me quedara en casa sin perder el sueldo no cabría en mí de felicidad. Trabajar es algo que cambiaría por muchas otras cosas.

Ya sea viajar, estar con los hijos, pintar, escribir o cualquier otra cosa, todos tenemos hobbies y sueños que cumplir y normalmente lo que nos impide realizarlos es la falta de tiempo, ya que nos pasamos más de la mitad de las horas que estamos despiertos trabajando. Alguien que trabaja de las 9 a las 6 llega a casa agotado y no tiene ni energía ni ganas de hacer nada, por lo que solo puede dedicar su tiempo a hacer lo que realmente quiere hacer los fines de semana.

Si no salimos de la carrera de la rata, el futuro que nos espera es vivir para trabajar hasta que tengamos casi 70 años, edad en la que ya no podremos hacer muchas de las cosas que desearíamos. Este es el camino fácil, el camino conformista, el camino de la gente que piensa que no hay alternativa al sistema montado, pero hay otro camino.

Buscar la independencia financiera es el camino difícil, el camino que puede permitirnos pasar el tiempo haciendo lo que realmente queremos hacer. Si quiero trabajar, podré trabajar, pero si quiero pasar un martes en el parque con los niños o estar 2 semanitas de viaje también podré hacerlo.

La independencia financiera consiste en no depender del dinero para poder vivir y se consigue cuando los ingresos pasivos (inversiones, dividendos, alquileres, etc.) superan los gastos. Más adelante en el libro veremos el tema en mucha más profundidad, pero hay algo que tiene que tenerse claro desde el principio.

La independencia financiera es el camino largo y difícil, por eso vale la pena.

Llegar al punto en el que los ingresos pasivos superan los gastos requiere tiempo y esfuerzo, por lo que se tiene que tener clara la motivación para alcanzarla. Mi motivación es dejar de trabajar lo antes posible, pudiéndome así dedicar a hacer lo que quiera con mi tiempo. Para mí la independencia financiera es sinónimo de jubilación anticipada, muy muy anticipada.

Lo primero que tienes que hacer es buscar tu motivación, ya que sin ella no tendrás fuerzas para terminar el camino.

Mucha gente juega a la lotería, y todos lo hacen para poder jubilarse, tapar agujeros o vivir mejor. Alcanzar la independencia financiera es algo parecido, solo que es un camino mucho más lento y mucho más seguro, ya que no depende del azar, solo de tu constancia y dedicación.

¿Es la independencia financiera posible?

En mi opinión la independencia financiera SI es posible. Depende de la situación de cada uno y de muchos factores, pero en mi opinión si es posible, y lucharé por alcanzarla.

libertad-financiera

Veamos un ejemplo para justificar mi opinión.

Persona que quiere 1.000€ al mes para considerarse IF.

Para ganar 1.000€ limpios al mes es necesario ganar unos 15.000€ brutos al año, que suponiendo una RPD de un 4% implicaría tener una cartera de 375.000€.

Alguien que se considere IF con 1.000€ al mes seguramente no cobre 2.000€ trabajando, ya que entonces querría más para dejar el trabajo, sino que cobrará alrededor de esa cifra.

¿Cómo alguien que cobra 1.000€ al mes puede acumular 375.000€?

Ese para mi es un fallo importante al plantearse la independencia financiera, y es que esta persona no necesita acumular 375.000€ de su propio dinero. Con una rentabilidad del 7% anual se dobla el dinero en 10 años (regla del 72), por lo que alguien que empiece a invertir con 30 años podría ser IF con 60 si al principio tuviera 46.875, ya que éstos se doblarían tres veces en 30 años (por lo que se multiplicaría el valor por 8).

Los habrá que pensarán que 30 años es mucho tiempo, pero es que es solo una suposición. Podría pensarse también que alguien empieza con 40 años y solo dispone de 20 hasta los 60, caso en el que se necesitarían 93.750€, más dinero pero algo que una persona de 40 años que haya ahorrado durante su vida puede tener.

No es mi intención hacer cálculos exactos sino cálculos generales para hacerse una idea, por lo que no he tenido en cuenta la inflación, hecho que hará necesario tener una cartera mayor, pero tampoco he tenido en cuenta que a medida que pasan los años se seguirá invirtiendo dinero nuevo en la cartera y los dividendos cobrados, hecho que importa mucho más que la inflación y que realmente disminuirá los años necesarios comentados.

Puedes ver más simulaciones sobre como se comportarían diferentes cantidades de dinero invertidas siguiendo el Buy and Hold aquí.

1.000€ al mes puede ser poco para algunos, pero todo depende de lo que se cobre trabajando. Alguien que cobre 1.000€ trabajando lo tendrá más difícil para conseguir 2.000€ vía dividendos que alguien que ya cobre eso trabajando, por lo que cada situación es diferente.

Para alguien que empiece a invertir con 50 años, por ejemplo, alcanzar la independencia financiera antes de la edad de jubilación será prácticamente imposible, es cierto, pero seguro que al menos podrá adquirir un buen complemento a su pensión vía dividendos.

En mi caso, que soy una persona que ha empezado joven y sigo una estrategia definida en la que creo, considero que la independencia financiera es más que posible y, aunque nadie conoce el futuro, creo que la alcanzaré algún día.

Para ver una opinión contraria y mostrar que realmente no intento convencer de nada, sino simplemente dar mi opinión sobre algo que considero una motivación básica para alguien que debe ahorrar cada mes lo máximo que pueda (siempre sin dejar de hacer cosas para disfrutar del presente) e invertirlo, aquí dejo un artículo del pobre pecador en el que da su visión sobre porque no es posible alcanzar la if.

Te recuerdo que en mi libro, que puedes comprar en amazon, he realizado entrevistas a gente que ya es IF para mostrar su punto de vista sobre el tema.

Comprar en Amazon

Si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo en tus redes sociales 🙂

¿No sabes por dónde empezar con esto de la independencia financiera?

Empieza Aquí