Evolucionar es imprescindible.

La inversión en bolsa, es, en mi opinión, algo en lo que se va aprendiendo cada día.

Por ello, tu estrategia no puede ser la misma desde el primer día hasta el último.

He dicho muchas veces que es imprescindible tener una estrategia y seguirla, y eso es así. Pero a medida que se va aprendiendo esa estrategia debe ir modificándose, siempre con cabeza y por motivos justificados y reflexionados.

Como ya he comentado otras veces, estoy tendiendo de seleccionar acciones individualmente siguiendo el Buy and Hold clásico hacia una estrategia Boglehead con fondos indexados, por ahora solo para salir fuera de España.

Me gusta la estrategia Boglehead por su sencillez y por lo fácil que es seguirla.

Con un simple DCA se eliminan de la ecuación todos los sentimientos relacionados con la inversión en bolsa.

Además, como habréis notado, en mi blog no hay ningún análisis.

No me gusta analizar empresas y mi interés por el mundo del dinero y la bolsa tiende más hacia otros aspectos que hacia el análisis de balances y cuentas de resultados.

Por ello, creo que la estrategia Boglehead se adapta perfectamente a mi situación.

No me veo capaz de batir al mercado sin dedicar muchas horas, ya que es algo que muy pocos consiguen.

Mi aspiración es simplemente igualar el rendimiento del mercado a largo plazo, algo que podría hacerme alcanzar la independencia financiera sin ningún problema.

Prefiero asegurar un 7-8% anual que jugármela y poder obtener un 15% o un -5% (mucho tendrían que alinearse las estrellas para que pudiera conseguir un 15% anual sin copiar a otros como Paramés o la OCU).

Mi cartera Boglehead objetivo, la que quiero tener con el paso de los años, es la siguiente.

Para ponerte un ejemplo claro y conciso de como debe ser una cartera Boglehead te dejo este artículo, en el que puedes ver 16 páginas de explicaciones sobre como es la cartera Boglehead de alguien con muchos más conocimientos en el tema que yo.

Personalmente, empecé descubriendo la inversión en bolsa con la web de Gregorio, como muchos, y por ello empecé siendo B&H puro y comprando empresas españolas.

A medida que vas leyendo las opiniones de otros te vas dando cuenta de que esa no es la única estrategia existente. Aunque pueda ser la mejor para los que acaban de empezar no tiene por que serlo para los que ya saben del tema.

No quiero dedicar varias horas al día a estudiar empresas, y como dice la frase de Joel Greenblatt:

“Elegir acciones concretas sin tener ni idea de lo que buscamos es como correr por una fábrica de dinamita con un fósforo encendido en la mano. Es posible que salgas con vida, pero seguirás siendo un idiota.”

Muchos gestores de fondos dedican todo el día a analizar empresas y posibles inversiones, y aún así la mayoría terminan obteniendo una rentabilidad menor a la del mercado.

Empecé fiándome de las empresas que se recomiendan por foros y blogs, pero no considero que eso sea una buena estrategia a largo plazo.

Para empezar puede estar bien, pero no puedes estar invirtiendo 20 años siguiendo las recomendaciones de foros. Por ello, estoy tendiendo hacia una estrategia Boglehead. Con solo un fondo indexado, el Amundi World, tengo unas 1400 empresas diferentes.

Por todo esto, mi recomendación a familiares, amigos y lectores ha pasado de ser crearse una cartera B&H eligiendo las empresas típicas a ser crearse una cartera Boglehead.

Ya sea mediante la elección de fondos individualmente y el rebalanceo hecho por uno mismo para los más interesados o mediante la inversión en gestores automatizados como Indexa Capital para los que no quieren dedicar tiempo a la inversión.

Con Indexa, puedes obtener una cartera Boglehead por entre un 0,5 y un 0,9% de comisión anual, una cifra muy baja teniendo en cuenta la rentabilidad media del mercado al que copian los fondos indexados que formarán la cartera.

No tiene sentido tener el dinero en el banco muerto de risa o ponerlo en el fondo de inversión que recomiendan solo por pereza de hacerlo uno mismo.

Con cosas como indexa no hay que hacer nada y lo que se consigue es extremadamente mejor que lo que se consigue con el fondo estrella del banco.

Por ahora, combinaré las dos estrategias, eligiendo acciones para mi cartera española y fondos indexados para mi cartera internacional, aunque es probable que acabé tendiendo hacia una cartera boglehead para el 100% de mi cartera.

Todo dependerá del resultado de las dos carteras en unos años, algo que por supuesto tendré en cuenta para tomar mi decisión.

Espero que el artículo os haya parecido interesante y que os animéis a contar vuestra evolución como inversores, para que todos podamos aprender de ella.

Si he evolucionado y cambiado como inversor ha sido gracias a la opinión de otros (por poner algunos ejemplos, Roberto Carlos, CZD y todos sus lectores, etc.), por lo que vuestras opiniones son básicas para que todos evolucionemos y nos convirtamos en mejores inversores.