enormepiedraredonda

Que mejor mientras estoy en Vietnam que mostraros la entrevista que le hice a Josan Jarque, autor de enormepiedraredonda (aquí tienes su blog), alguien que ya ha alcanzado la Independencia Financiera y que se dedica precisamente a viajar por el mundo y a disfrutar a lo grande de todo su tiempo.

Esta entrevista forma parte de Inversión y Gestión del dinero al alcance de todos, mi primer libro, libro fantástico para principiantes y gente que está empezando en esto del dinero y la bolsa.

Mucha gente me pregunta como convencer a familiares y amigos de que esto de la independencia financiera y la inversión en bolsa no es una locura, y creo que regalar este libro puede ser una muy buena respuesta a todas estas dudas.

Hablando de Libros... No te pierdas el de Josan

Josan ha publicado un libro hace poco, un libro fantástico y que sin duda te recomiendo.

Además, probando lo grande que es, Josan se ha comprometido a donar todo lo que éste genere a su ONG favorita.

Cómo Hacerse Rentista

Caso real de Independencia Financiera – Entrevista a Josan de Enormepiedraredonda

¿Qué te motivó a buscar la independencia financiera?

El que odiase mi trabajo. Hay personas muy afortunadas a las que les gusta su trabajo, disfrutan con lo que hacen, se sienten útiles. Y son felices con un mes de vacaciones al año en el que poder prescindir de su rutina laboral y dedicarse a otras cosas.

Para mí era absolutamente insuficiente. Pero que no me gustase mi trabajo no era lo peor, lo peor es que tenía grandes proyectos e ilusiones que no podía cumplir por ser esclavo de mi empleo. Quería viajar en el transiberiano, dar la vuelta al mundo, trabajar en ONGs en el tercer mundo… Pero día a día la vida se me escapaba siguiendo mi rutina, mi personal “día de la marmota” que se repetía casi sin variación.

No siempre fue así. Al principio sentía una cierta excitación atendiendo a los clientes. Todo era nuevo y había muchísimo que aprender. Muchos años después el trabajo me resultaba terriblemente repetitivo. Solo cambiaba la presión comercial que recibíamos. Cada vez era mayor, y ya estábamos alcanzando niveles insoportables. La ética profesional era cada vez más difícil; no podías vender cosas sin incurrir en graves “omisiones” cuando no mentiras directamente.

El problema es que estaba “Atrapado en un buen trabajo”. Como subdirector de una oficina bancaria mi sueldo era bueno, y mi horario también. En la España de los 6 millones de parados era impensable dejar un empleo así.

¿Con que edad alcanzaste la independencia financiera y cuantos años tuviste que trabajar para ello?

Colgué mi corbata con 43 años. Llevaba 20 años trabajando, pero los dos primeros fueron trabajos muy espaciados y poco pagados en los que no pude ahorrar nada. La rueda que me llevó a vivir de rentas comenzó de cero y tuvo que “girar” durante 18 años.

¿Cómo alcanzaste la independencia financiera?

Al gustarme tan poco mi trabajo siempre tuve claro que no aguantaría en él toda la vida. Tal vez por eso no caí en las trampas en las que la mayoría de las personas gastan casi todo lo que ingresan, sea esta la cantidad que sea. Estoy hablando del gastar por aparentar, de la carrera de la rata, de la necesidad de poseer, de no saber fijarse un nivel de vida…

Por otro lado, siempre busqué la manera de sacar una rentabilidad a mis ahorros. A lo largo de los 18 años en los que pude ahorrar pasé por muchas fases inversoras. Fui pasando desde los plazos fijos a las emisiones de renta fija, la especulación a corto plazo en bolsa, luego la especulación a largo plazo mezclada con la búsqueda de la rentabilidad por dividendo, los derivados financieros  y ya los últimos años el Buy&Hold.

¿Es necesario tener sueldos muy elevados para alcanzar la independencia financiera? ¿Cuál es la clave?

No. El factor más importante con diferencia es el tiempo. Lo que es muy importante es comenzar pronto. Por supuesto contra más azúcar más dulce, cuánto más ahorremos mucho más rápido iremos.

Pero no olvidemos que el “truco” de nuestro camino hacia la independencia financiera es el interés compuesto, que es una progresión geométrica. Las progresiones geométricas al principio van muy despacio, pero se van acelerando a pasos agigantados. No hay más que ver las simulaciones en una Excel.

En mi experiencia resultó sumamente sorprendente. Los primeros años obtenía mis intereses y poco a poco fueron creciendo; pero nunca me crearon la expectativa de que pudieran seguir creciendo hasta el punto de que pudiera vivir de ellos. La progresión iba muy lenta.

Sin embargo los últimos años fueron de vértigo, viví la aceleración que vemos en las progresiones geométricas en mi propio bolsillo. Cinco años antes de “saltar” había llegado a un punto en el que mis dividendos e intereses cubrían los gastos de mi “vida de la marmota”. Ese año mi ahorro fue igual al total de mis nóminas.

Al año siguiente, al haber invertido toda esa cantidad en empresas que repartían buenos dividendos, mis rentas eran mayores. Por tanto ese año, y dado que mi nivel de vida permanecía constante, ahorré más que el anterior. Mi ahorro ya era superior a mis ingresos por trabajo.

Al año siguiente, tras comprar más acciones que repartían dividendo, mis ingresos pasivos aumentaron de nuevo. Con lo cual pude ahorrar más todavía que el anterior…  y así siguió la rueda acelerándose año tras año hasta que decidí saltar hacia la IF. Era como una bola de nieve cayendo, cada vez era mayor. Es impresionante cómo se acelera el proceso y esta es la clave.

Es por este motivo que el factor más determinante es el tiempo. Si dejamos que la progresión se acelere unos pocos años más igualaremos la renta que habríamos obtenido con un ahorro mayor.

En cuanto a “la clave” para alcanzar la independencia financiera, creo que es invertir un tiempo en nosotros mismos para adquirir unas bases de conocimientos y sentido común financiero. Tengo la siguiente convicción:

“Con el tiempo las personas alcanzan tanto nivel de riqueza como cultura financiera tienen”

Quien no tenga cultura financiera, aunque le toque la “Bonoloto” o le fiche el Real Madrid no será más que un pobre con dinero. Con el tiempo volverá a ser pobre, de la misma forma que aunque diluvie en el desierto la tierra no absorberá humedad.

Por el contrario, quien tenga conocimientos y sentido común con las finanzas acabará siendo rico con el tiempo aunque gane poco dinero, pues sabrá ahorrar parte e invertirla eficientemente.

¿Cómo definirías y explicarías tu estrategia de inversión? ¿De qué vives actualmente?

Principalmente vivo de los dividendos que recibo de mi cartera de “Buy&Hold”. Suponen un ingreso muy seguro, estable y con perspectivas de crecimiento. Al menos históricamente, y aunque con dolorosas excepciones, los dividendos cobrados por cada acción han tendido a aumentar anualmente a una media del 9%, con lo que confío en que estas rentas sigan creciendo año tras año. Actualmente tengo 29 empresas y ETFs en mi cartera, que me configuran un calendario de cobro de dividendos muy variado de unos meses a otros pero muy estable.

La máxima que he seguido para elegir las empresas en las que invertir es la siguiente:

Invertir en acciones de empresas grandes, consolidadas, en sectores estables, con perspectivas positivas y con beneficios suficientes para repartir un dividendo atractivo sin descapitalizarse; espaciadamente en el tiempo y siempre diversificando la inversión en distintas empresas, sectores, países y monedas. Y siempre con la intención de mantenerlas “per secula seculorum” mientras sigan cumpliendo esos requisitos.

¿Cuáles han sido tus mayores aciertos y cuales tus mayores errores?

Cometí mis errores, desde luego, pero poco a poco fui aumentando la eficiencia de mis ahorros. Dicen que son los errores los que nos hacen aprender y los aciertos los que nos mantienen en el juego. Solo cayendo aprendemos a caminar. Fue un error necesario incurrir en productos bancarios complejos hechos a la medida del banco. Como los estructurados, la mayoría de fondos de inversión y planes de pensiones, los planes de ahorro con seguro de vida incorporado… Ha sido un error caer en la especulación cortoplacista sin ninguna estrategia definida, tanto mediante compraventa de acciones como mediante derivados financieros. Fue un error no estudiar la situación de las empresas en las que invertía, invertir en filiales, o en empresas sin un tamaño suficiente. Ha sido un error que todavía arrastro el de centrarme en empresas españolas en lugar de diversificar mundialmente.

Los aciertos tan solo han sido dejar de caer en esos errores. . No sabemos dónde está el éxito, pero la mejor pista que tenemos es buscar al otro lado del fracaso.

¿Si tuvieras que dar algún consejo a alguien que empieza, cuál sería? ¿Cuál sería tu receta para alcanzar la IF?

Que invierta en sí mismo. Que dedique tiempo a estudiar todos los foros, webs, blogs y libros en los que se trata el método para alcanzar la independencia financiera. Que no se crea nada, que todo lo analice con espíritu crítico, que compruebe los datos por sí mismo y dedique el tiempo que haga falta hasta crear su propia opinión.

Ese será el tiempo mejor pagado de su vida, como lo fue de la mía. Descubrirá el camino que le llevará sin pérdida posible a la independencia financiera.

¿Qué haces ahora con tu tiempo? ¿Valió la pena?

Conseguir ser dueño de todo tu tiempo y del dinero que necesitas es la mayor riqueza que existe. A partir de aquí puedes dedicarte a lo que realmente quieras, sin necesitar generar ingresos.

Es el mayor regalo que existe, pero no exento de peligros. Llegados a este punto la gente se imagina yendo a una playa paradisíaca y tumbándose en una hamaca…  yo lo he hecho, ¡y a la hora te desesperas del aburrimiento!

Es necesario buscar continuamente planes, ilusiones, proyectos en los que centrar nuestras energías. De no hacerlo así corremos el riesgo de caer en la apatía, la desidia, el aburrimiento y el sinsentido.

En estos casi 4 años desde que dejé el banco he visitado 22 países en unas 30 ocasiones, he trabajado como hospitalero voluntario en el Camino de Santiago, he trabajado voluntariamente como profesor de inglés en el norte de Tailandia, he apadrinado a dos niñas en Siem Rep, Camboya; he mejorado mi tailandés, coreano, italiano y francés; estoy a punto de finalizar un cortometraje junto a varios amigos, he creado dos webs para negocios, he escrito regularmente en mi blog, he caminado numerosos tramos del Camino de Santiago en Francia y España; he viajado con una furgoneta por los Balcanes, por Anatolia, por Europa, he hecho un comic, estoy acabando un libro sobre Independencia Financiera (El libro de Josan ya está acabado actualmente, aquí tienes la entrada de su blog para verlo)… solo espero que nunca se agoten las ilusiones por emprender nuevos proyectos. Sin eso nada tendría sentido…

¿Te has quedado con ganas de más?

No te pierdas todas las entrevistas que he realizado a gente que ya ha alcanzado la Independencia Financiera.

Ver más Entrevistas

¿No sabes por dónde empezar con esto de la independencia financiera?

Empieza Aquí

Ideas destacadas de la entrevista

  • A pesar de estar atrapado en un buen trabajo, con buen sueldo y horario, Josan luchó por sus deseos de ver mundo y consiguió salir de su día de la marmota.
  • Para alcanzar la independencia financiera es imprescindible no gastar todo lo que se ingresa.
  • Es necesario invertir tus ahorros para sacarles una rentabilidad.
  • Empieza lo más pronto posible y reinvierte los intereses para aprovechar el interés compuesto.
  • Con el tiempo las personas alcanzan tanto nivel de riqueza como cultura financiera tienen. Fórmate y aprende todo lo que puedas.
  • No sabemos dónde está el éxito, pero la mejor pista que tenemos es buscar al otro lado del fracaso