Indexado-ETTF

En la entrada de hace unos días sobre fondos indexados Manuel dejó el siguiente comentario.

Hola a todos.

Podría alguien poner un sencillo ejemplo práctico (con números) de como funcionaria un fondo indexado por ejemplo a 20 años ?, creo que así lo entenderíamos mejor porque a mi me quedan lagunas, yo siempre había pensado que etf’s por las comisiones eran mejores pero si que me preocupaba el paso de acumulativo al de distribución al cabo del tiempo. Muchas gracias.

Un saludo.

Me parece un ejercicio interesante y siempre está bien recibir propuestas de artículos, por lo que vamos a ello 🙂

Para hacer la comparación he supuesto los siguientes datos:

  • 20% de impuestos al vender el ETF, que es de acumulación, igual que el fondo indexado.
  • ETF con un TER (comisiones totales anuales) de un 0,2% y fondo indexado con un ter de 0,6%.
  • Aportación inicial de 20.000€.
  • Aportación anual de 5.000€, que puede ser mucho al principio pero se irá compensando, ya que para facilitar los cálculos no tendré en cuenta la inflación

Con los datos supuestos, se acaban obteniendo los siguientes resultados.

Indexado-ETF

En la tabla anterior se aprecia claramente como, suponiendo esos TER, en mi opinión bastante similares a la realidad, el fondo indexado gana al ETF siempre y cuando se venda algún día. Si el ETF no se vende, es mucho mejor que el fondo indexado, pero al ser de acumulación y siendo nuestra intención terminar viviendo de los dividendos, ese caso no parece muy probable.

Indexado-ETFf

Los resultados en forma de gráfica se ven más claros. Sea cual sea el periodo, si nuestra intención es terminar con todo el dinero en un producto de distribución, es mejor contratar un fondo indexado que un ETF. A parte, si se invierte el dinero en un fondo éste se puede mover de un sitio a otro en función de las circunstancias, mientras que con un ETF no se puede tocar nunca.

Otro aspecto importante a destacar es que los fondos indexados pueden contratarse con brokers como Selfbank o Renta4 sin ningún tipo de comisión (ni compraventa, ni custodia) y con una inversión mínima de solo 150-200€. Los ETFs, en cambio, se comportan como acciones, por lo que tienen comisión de compra y de custodia y no permiten hacer tanta diversificación temporal.

Mi conclusión es clara, ¿y la tuya? No te cortes, Coméntalo 😉